El Gorro Prestado

Escrito por Franco Voli. Publicado en Reflexiones.

El Gorro Prestado

Esta tarde fui a la piscina municipal con mucha ilusión de refrescarme del calor agobiante y nadar.

Así que me quedé frustrado al llegar y darme cuenta que había dejado en casa el gorro obligatorio.

Me dirigí a un empleado como había hecho otras veces para que me prestara uno y así evitar tener que volver a casa.

El chico me dijo que lo sentía pero que la dirección ya no les permitía prestar gorros.

Sin embargo me indicaba que podía comprar una en la máquina en la entrada.

Pero yo no había traído dinero así que esta opción quedo descartada. Así que le pregunté que podía hacer. Volvió a repetir que lo sentía mucho pero que no podía hacer nada.

Sintiéndome todavía más frustrado, me dirigía a la salida cuando se me acercó otro empleado, dando la vuelta a la piscina hacia donde yo me encontraba, y me ofreció un gorro prestado.

Se lo agradecí muchísimo, me puse el gorro y me tiré al agua.

Mientras nadaba estuve pensando en la diferencia de comportamiento de los dos empleados.

Al terminar mi baño, busqué el empleado generoso, repitiéndole mi agradecimiento. Y el puntualizó si alguna otra vez me olvidaba el gorro, podía pedírsela que me la prestaría con mucho gusto.

Me fuí a casa reflexionando lo poco que cuesta ser amable. Y lo bien siente ser el receptor de esta amabilidad.

Contacto

  • +34 913 500 088
  • +34 669 322 088
  • info@francovoli.com

Hora de Atención

Lunes a Viernes 10:00 a 16:00

Colaboro

Mayormente.com

Sígueme

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies... Más información