Posturas de Poder

Escrito por Franco Voli. Publicado en Sentirnos bien.

Posturas de Poder

Hace poco leí el artículo Cómo usar tu cuerpo para cambiar tu estado mental por Ana Muñoz, experta en motivación, que me pareció muy interesante.

Aquí resalto los puntos que más me llamaron la atención.

  • Adoptar posturas más "expansivas". Todos hemos visto en alguna ocasión cómo las personas con mayor confianza en sí mismos tienden a adoptar posturas "expansivas", como estirar las piernas, entrelazar los dedos de las manos detrás de la cabeza o hacer que sobresalgan codos y piernas. Por el contrario, las personas más cohibidas y con menos poder, tienden a adoptar posturas en las que el cuerpo parece estar más encogido, ocupando menos espacio.
  • Si lo que necesitas es aumentar tu fuerza de voluntad y resistencia mental, prueba a tensar los músculos. Un estudio realizado por Hung y Labroo (publicado en el Journal of Consumer Research) encontró que las personas que tensan sus músculos tienen más capacidad de soportar el dolor, resistir a las tentaciones de comida, tomar un medicamento desagradable y prestar atención a informaciones perturbadoras. Por tanto, si estás en una situación en la que necesitas aumentar tu fuerza de voluntad o tu resistencia para soportar ciertas situaciones, tensa los músculos y no solo estarás haciendo tu cuerpo más fuerte, sino también tu mente.
  • ¿Necesitas ser más persistente? Cruza los brazos.: Si te encuentras con un problema difícil y estás a punto de tirar la toalla, prueba antes a cruzar los brazos, pues al hacerlo estás aumentando tu capacidad de persistencia para alcanzar una meta. Un estudio de Friedman y Elliot, publicado en la revista European Journal of Social Psychology, mostró que los participantes que cruzaban sus brazos rendían mejor en la tarea de resolver un anagrama y que este efecto se debía a su mayor persistencia.
  • El poder de los gestos: persuasión y aprendizaje. Fridanna Maricchiolo y sus colaboradores encontraron que gesticular con las manos ayuda a las personas a ser más persuasivas. Los más efectivos son aquellos gestos que ayudan a entender mejor lo que estás diciendo. Pero los gestos no solo te ayudan a ser más persuasivo, sino también a aprender mejor. Cook y sus colaboradores encontraron que los niños a los que pidieron que gesticularan mientras aprendían un nuevo concepto matemático, recordaban mejor lo aprendido. Por el contrario, cuando les pidieron a los niños que hablaran, pero sin gesticular, mientras aprendían, no consiguieron los mismos resultados. Según los autores, es posible que la gesticulación sirva como un modo alternativo de representar las ideas, ayudándonos a pensar mejor.

A raíz de estos resultados, podemos extraer como conclusión que incluso cambios de corta duración en la postura de nuestros cuerpos pueden tener un efecto importante en nuestra mente y nuestra fisiología. Por tanto, es importante tener cuidado con las posturas con las que nos movemos por la vida.

Este artículo me hizo pensar en mi suegra. Ella, sin haber leído ningún artículo ni estudio científico, aplicaba los mismos conceptos en su vida con excelentes resultados. Me acuerdo que un día mientras caminábamos hacia el hospital donde estaba ingresado mi suegro en estado grave, me explicaba que cuando ella se encontraba baja de ánimo (como ahora, pensando en su marido), se decía a si misma: Yo puedo, soy capaz, levanto la cabeza, cuadro los hombros, saco pecho, respiro hondo y sonrió". Esto hacía que adoptara una "postura expansiva". Fuimos practicándolo los dos y cuando llegamos al hospital ya nos sentíamos, ella y yo mismo, más positivos, confiados y capaces de enfrentarnos con cualquier situación. Le di las gracias por la enseñanza y la aseguré que iba a aplicarla en mi vida y así lo hice y continúo haciéndolo.

Hora de Atención

Lunes a Viernes 10:00 a 16:00

Colaboro

Mayormente.com

Sígueme

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies... Más información