Nuestro cuerpo habla con un lenguaje no verbal

Escrito por Franco Voli. Publicado en Sentirnos bien.

Nuestro cuerpo habla con un lenguaje no verbal

El lenguaje no verbal revela de nosotros más que nuestras palabras. Si queremos llegar a sentirnos cómodos en nuestras relaciones, necesitamos ser conscientes de ello sea con respeto a la imagen de nosotros que queremos trasmitir sea con respecto a nuestra propia comprensión de la situación emocional de las demás personas.

El estado interior de las personas se refleja a nivel fisiológico a través de un número sin fin de pequeños nervios y músculos. Según como nos encontramos emocionalmente, estos músculos se tensan o se relajan. Las personas que nos observan son perfectamente capaces de captar estas pequeñas tensiones y reaccionar a ello, aunque a nivel subconsciente.

Un buen ejercicio para analizar nuestro lenguaje no verbal, nuestras expresiones y nuestra forma de actuar, es el de hacernos grabar en video durante cualquier actividad.

Puede que nos sorprenda descubrir la imagen estamos proyectando.

Por ejemplo:

  • ¿Cómo nos movemos, con porte erguido, tenso, relajado, agachado, cansado?
  • ¿Nos escondemos detrás de una mesa, sentados o de pie?
  • ¿Nos plantamos delante de otra persona con actitud sumisa o desafiante?
  • ¿Cómo llevamos la cabeza: un poquito a un lado, indicando que estamos prestando atención, o echado para atrás, como desafiando?

¿Qué expresión solemos llevar en la cara: sonrisa, seriedad, preocupación, irritación, disgusto?

¿Cómo es nuestra mirada: hacemos contacto con los ojos de otra persona, directa y franca, abierta o miramos por encima de su hombro, por la ventana, etc.? Dicen que los ojos son el espejo del alma.

¿Y las manos?, ¿Qué hacemos con ellas mientras hablamos? Son herramientas de gran poder expresivo y dicen mucho de nuestro estado de ánimo. ¿Jugamos con un bolígrafo, nos tocamos la cara, jugamos con el pelo, las escondemos en los bolsillos, hacemos puño, nos sentimos cómodos dejando las manos sueltas y relajadas, nos sentimos más seguros teniéndolas ocupadas con un cigarrillo? ¡Atención con las manos!.

¿Cómo llevamos los brazos? Es otro elemento de nuestro lenguaje no verbal a tener muy en cuenta. ¿Los cruzamos delante del pecho como si quisiéramos protegernos de algún peligro o los tenemos libres y relajados?

La posición de las piernas, sentados y sin cruzarlas, los pies paralelos, demuestra tranquilidad y confianza. Sentados con piernas y brazos cruzados denota desconfianza. De pie, con piernas ligeramente separadas y pies apuntado hacia fuera es una postura de confianza, pero rayando en agresividad si tenemos las piernas muy separadas y los brazos cruzados.

Una vez que tengamos una idea objetivo de lo que estamos proyectando a través de nuestro cuerpo, podemos decidir los cambios que queremos llevar a cabo para mejorar nuestra imagen y sentirnos más confiados y más cómodos con nosotros mismos y con el ambiente en que nos movemos...

Contacto

  • +34 913 500 088
  • +34 669 322 088
  • info@francovoli.com

Hora de Atención

Lunes a Viernes 10:00 a 16:00

Colaboro

Mayormente.com

Sígueme

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies... Más información